Wang Jianlin, el multimillonario chino que quiere impulsar un nuevo Eurovegas en Madrid

NICOLÁS M. SARRIÉS

Wang Jianlin

Revive el proyecto de Eurovegas. El sueño abortado por Sheldon Adelson a finales del año pasado para traer casinos, inversiones multimillonarias y miles de puestos de trabajo a la Comunidad de Madrid podría tener continuidad, con la llegada de otras masivas inversiones extranjeras y con nuevas caras. Y es que el Gobierno, de visita la pasada semana a China, ha vuelto con un principio de acuerdo del magnate Wang Jianlin para realizar una gran inversión con la que levantar un gran centro comercial y de ocio en la capital. Pero, ¿Quién es Wang Jianlin?

Con una fortuna estimada de 11.500 millones de dólares (unos 9.100 millones de euros), el chino Wang Jianlin es el hombre más rico del país más poblado del mundo y el 106 a nivel internacional. Otras listas le sitúan más arriba aún (en el puesto 26), con un patrimonio que superaría incluso los 25.000 millones de dólares. Es presidente, entre otras cosas, del Grupo Wanda, un holding internacional dedicado entre otras actividades a los hoteles de lujo, las tiendas y los centros comerciales. La compañía facturó en 2013 más de 24.380 millones de euros, y está valorada en más de 49.700 millones, tal como señala en su propia página web.

Wang Jianlin se dio a conocer en España en marzo de este año, con la compra del Edificio España, en Madrid, una propiedad inmobiliaria significativa, vacía desde hace años y al borde de la ruina, propiedad hasta entonces del Banco Santander. Este simbólico inmueble, vacío desde 2010, albergará alguno de los nuevos proyectos empresariales del magnate chino.

Capaz de atraer a DiCaprio, Kidman, Travolta…

La ambición y gusto por los macroproyectos parecen marcar el carácter empresarial de Wang Jianlin. Solo él fue capaz de juntar a estrellas como Leonardo DiCaprio, Nicole Kidman, John Travolta, Kate Beckinsale o Ewan McGregor una ciudad china, en la inauguración del Qingdao Oriental Movie Metropolis, un inmenso complejo cultural dedicado a las industrias del cine y la televisión, un Hollywood en Asia. Más de 5,4 millones de metros cuadrados (equivalentes a más de 500 campos de fútbol) con parques de atracciones, hoteles, embarcaderos para yates, un hospital internacional y, por supuesto, salas de exhibición de películas.

De 60 años y hecho a sí mismo, según la revista Forbes, Wang controla actualmente una corporación con al menos 85 centros comerciales, 51 hoteles de lujo y una cadena de más de 1.200 salas de cine en todo el mundo. Su gusto y confianza respecto al séptimo arte le han llevado a confiar en proyectos rompedores y llenos de innovación, muchos de ellos con vocación internacional. Suyos son, por ejemplo, los llamados Dine-in Theatres, salas cinematográficas en las que se puede cenar o tomar un cóctel.

«Las grandes compañías nacen, no se desarrollan, porque cada compañía tiene su propio ADN», sentenció Wang en una entrevista de 2013. Pese a su origen humilde, esa confianza y apenas 500.000 yuanes (unos 102.700 euros) le bastaron para iniciar su proyecto, de la nada, hasta llevarlo a ser una de las cinco mayores compañías privadas en China. Una inmobiliaria que ha acabado prestando todo tipo de servicios. El secreto de su éxito, entre otras cosas, ir de la mano de la creciente clase media de su país, ofreciéndoles productos y servicios adecuados a sus gustos: «Nuestro concepto es servir a la gente, el sector servicios en China está creciendo mucho», resaltó.

Futbolero y con pasado militar

Wang nació en 1954 en la provincia de Sichuan, en el centro del país. Entre los 16 y los 32 años sirvio en el ejército, y pronto logró ascender políticamente dentro del régimen. Antiguo diputado durante el Decimoséptimo Congreso Nacional del Partido Comunista Chino, es actualmente además vicepresidente de la federación china de industria y comercio, así como vicepresidente de la patronal empresarial del país. .

En la breve biografía que aparece en la página web del Grupo Wanda, una frase definitoria aparece con su firma: «El más alto propósito en la vida es espiritual. El más alto nivel de la gestión empresarial es la cultura empresarial». Así, sus empresas han estado centradas recientemente en mejorar su imagen exterior y cuidar su responsabilidad social incrementado sus donaciones solidarias y otros proyectos sin ánimo de lucro.

Otra de las pasiones de Wang Jianlin es el fútbol, deporte del que no solo es aficionado, sino además mecenas. Este gusto por el deporte rey ha servido para que Wang estrechara lazos con España: Fue responsable de la llegada de José Antonio Camacho al banquillo de la selección china (a la que no logró clasificar para el Mundial), fichaje que financió de su bolsillo. Además, aunque se confesara madridista, el pasado mes de julio, una delegación del Atlético de Madrid, con Enrique Cerezo a la cabeza, visitó la sede central del Grupo Wanda. También impulsó, junto al Valencia CF, la escuela Futuras estrellas del fútbol de Wanda, un programa de entrenamientos para jóvenes promesas chinas.



Enlace a la noticia: 20minutos.feedsportal.com/c/32489/f/492690/s/3f12c956/sc/36/l/0L0S20Aminutos0Bes0Cnoticia0C22546440C0A0Cwang0Ejianlin0Cmagnate0Echino0Ceurovegas0Emadrid0C/story01.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *