De la rica lengua española

Había muchas ganas de que el 2020 llegara a su fin, pues, para la mayoría, no ha sido un gran año, aunque, claro está, siempre hay excepciones.

Y es que, con la llegada de la pandemia a España, allá por el mes de marzo, dio comienzo el primer estado de alarma y, con él, el primero de los confinamientos que se tradujo en teletrabajo para algunos y ERTE`s para tantos otros.

Sin ingresos y sin poder salir de casa, algunos apostaron todo cuanto tenían a una sola carta que en caso de salir bien les proporcionaría un empleo para toda la vida. Los que lograron su plaza en la administración durante el pasado 2020 son, probablemente, de los pocos que tuvieron un buen año.

Sin embargo, y sin dejar a un lado que la situación, en general, ha sido desastrosa, lo cierto es que durante el 2020 hubo también nacimientos, no solo de los que llegaban por primera vez al mundo en medio de una pandemia sin precedentes, sino también de tantos otros que, tras largas semanas luchando contra un audaz virus, regresaban de un coma que había durado demasiado, especialmente para los que esperaban con ansia que su familiar se recuperase.

La lucha para algunos ha tenido la mejor de las recompensas, recuperar la vida y aprender a disfrutar como nunca de ella. Y es que, como apunta el sabio refranero español, no hay mal que por bien no venga.

Un 2020 en el que muchos se saltaron las normas, unas normas que cambiaban constantemente según el lugar de residencia, y que hicieron que muchos terminaran el año precisando de un abogado para intentar librarse de una sanción que haría daño a su bolsillo.

Y como no podía ser de otra manera, la palabra del año 2020 tenía que tener algo que ver con la situación inédita que se ha vivido en el mundo y que, por desgracia, continúa viviéndose. Confinamiento ha sido la palabra elegida por la FundéuRAE, pero entre las finalistas se hallaban también coronavirus, infodemia, resiliencia, COVID-19, teletrabajo, conspiranoia, tiktok, estatuafobia, pandemia, sanitarios y vacuna.

Y es que, cada año la Fundéu elige la palabra que considera más relevante, siendo las predecesoras de confinamiento, emoji (2019), microplástico (2018), aporofobia (2017), populismo (2016), refugiado (2015) y selfi (2014).

En cualquier caso, y pese a que este año estaba bastante claro que tendría mucho que ver con la pandemia, no puede resultar sencillo elegir la palabra más representativa de un año, cuando son tantas las palabras que surgen en él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *