Trading versus Wealth Management

Las inversiones son para muchos una forma de conseguir una serie de beneficios a corto, medio o largo plazo que den tranquilidad económica. Ya se trate de grandes empresas, de familias adineradas o de pequeños ahorradores, todos buscan, en su nivel, obtener algo de las inversiones en los distintos productos que ofrecen bancos, estado o mercados.

Desde luego, es importante tener claro los riesgos que pueden conllevar cada una de las decisiones donde se pone la cartera de inversión. No todos dan la misma seguridad y muchas veces nos hemos encontrado en las noticias casos de pérdidas o ganancias cuantiosas de inversores de todo el mundo.

Hoy queremos hablar de un dilema: trading versus wealth management.

Para decantarse por uno u otro, antes de nada hay que tener claro cuáles son los principios y bases de cada una de las fórmulas de inversión y lo que ellas conllevan en sus políticas de actuación.

Por un lado, podemos hablar de trading cuando hablamos de empresas que se dedican a crear negocio a través de productos tangibles que se importan y exportan tanto a almacenes como a tiendas. ¿Dónde entra el papel del inversor aquí? En varios puntos. En principio, puede aparecer como socio de cualquiera de las compañías comerciales o bien como comprador y vendedor de los productos derivados de estas empresas.

En el caso de las empresas de trading también hablamos de banqueros, prestamistas, casas de subasta o incluso brokers que se dedican a la compra y venta de materias, divisas, productos financieros o incluso fondos de inversión donde se ofrecen servicios a diferentes inversores para participar en las operaciones.

Por otro lado, wealth management ha estado siempre mucho más encaminado hacia la gestión patrimonial, que no depende tanto de la inversión principal ya que hoy en día también está dirigido a los pequeños inversores y que lo que busca no son rentabilidades tan inmediatas sino a medio y largo plazo.

Más allá de la creación de un propio plan de negocio, también ofrece productos y servicios que complementan toda la inversión como pueda ser la política de riesgos financieros o incluso el asesoramiento fiscal que beneficie la reinversión de los beneficios para conseguir que las cargas fiscales puedan llegar a ser menores antes de finalizar el año.

Vistas estas pinceladas de sus características, cada inversor valora los riesgos que quiere correr ya que hay que tener en cuenta que en el trading, depende también de la valoración de los productos en los mercados y que, en los productos financieros que se ofrece en las inversiones de tipo wealth management es básico un análisis de los comportamientos de mercado para poder ir contrarrestando también la volatilidad de los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *