2016 cierra con una subida de impuestos en tabaco y alcohol

Finanzas y marketingEra precedible. Desde que se formara gobierno se vio que se iba a necesitar volver a reestablecer la cuantía de impuestos que entraran a engrosar las arcas del estado.

Y se ha comenzado con nuevas medidas que afectan al tabaco, al alcohol y a las bebidas azucaradas. Tal como ya se esperaba, el tabaco ha vuelto a subir su precio en los estancos, siendo efectivo en marcas como Chesterfield, Marlboro y L&M, que incrementan diez céntimos el precio de la cajetilla.

Con estas medidas se pretenden corregir los excesos de déficit que han señalado desde la Unión Europea. Y con ellas, la recaudación que espera conseguir el titular del Ministerio de Hacienda, Cristóbal Montoro, es de 350 millones de euros que mejoren los excesos y eviten a España una multa por parte de la Eurozona al no llegar a los objetivos pactados y negociados. Hay que tener en cuenta que se pretenden ajustar hasta 7500 millones.

De esta manera, desde hoy en los estancos comprar un paquete de la Philipp Morris rondará los 5 euros.

Si nos fijamos en el incremento que sufrirán las bebidas alcóholicas, estas parece que recaudarán hasta un 5% más a la vista de los nuevos impuestos que parece que se pondrían en marcha a mediados de este mes, cuando también comienza la temporada de cestas navideñas y celebraciones, algo que haría que el mes cerrara con una importante recaudación tributaria.

Pero no es el único producto que verá cómo se incrementa su valor. Por primera vez, desde el pasado 2 de diciembre, las bebidas azucaradas también estarán en el punto de mira. Es también parte del plan de concienciación de salud hacia la población que ha visto cómo estas bebidas se han convertido en vez de en algo para tomar de vez en cuando, en algo que perjudica la salud debido a la cantidad de azúcar que portan en su receta.