Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Abogados, procuradores y graduados sociales advierten a Llop de que la parálisis de la justicia es una «alteración del orden público»

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)

Los decanos del Ilustre Colegio de la Abogacía de Madrid, Eugenio Ribón; del Ilustre Colegio de Procuradores de Madrid, Alberto García, y la presidenta del Colegio Oficial de Graduados Sociales de Madrid, Eva Torrecilla, han remitido una carta a la ministra de Justicia, Pilar Llop, en la que alertan de la grave «alteración del orden público» que supone la paralización de la Administración de justicia y le exigen buscar soluciones inmediatas para poner fin al conflicto con los funcionarios de esta Administración.

No es la primera vez que Ribón se dirige a la ministra y que advierte de la grave situación que atraviesa la justicia en España. Este mismo jueves, Ribón y el decano del Colegio de la Abogacía de Barcelona, Jesús Sánchez, publicaron un manifiesto en el que ambos Colegios reclamaban una justicia de calidad y al servicio de la ciudadanía.

Además, también esta semana, Ribón compareció ante los medios de comunicación a cuenta de lo que considera inactividad del Ministerio de Justicia, al que calificó de «ministerio fantasma», alertando sobre el colapso judicial que está provocando la denegación de un tercio de los refuerzos en las sedes judiciales.

Además, los letrados advierten que a esta situación se suman los retrasos de una justicia que aún no se ha recuperado de las consecuencias de la pandemia y que ha vivido a lo largo del año una huelga de los letrados de la Administración de justicia, manteniendo abierto el conflicto que aún persiste con los funcionarios de la Administración de justicia.

Por todo ello, los tres colegios exigen a Pilar Llop que busque soluciones «de inmediato» para acabar con la huelga de los funcionarios y revertir las graves consecuencias que está sufriendo una justicia «gravemente enferma», según denunció Ribón.

Quizás también te interese:  El bloqueo en la renovación del CGPJ deja sin cubrir 65 plazas en el Supremo y los Tribunales Superiores de Justicia