Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Armengol valida todas las fórmulas de acatamiento de la Constitución y el PP amenaza con ir a los tribunales

– La XV Legislatura comienza a andar en el Congreso bajo la presidencia de la socialista Francina Armengol tras el apoyo de Junts

– Irene Montero encuentra el único respaldo de Belarra y se aleja de los miembros de Sumar

– Las lenguas cooficiales hacen su entrada en la Cámara en los acatamientos y su uso es refrendado por la Presidencia

MADRID, 17 (SERVIMEDIA | )

La presidenta del Congreso de los Diputados, Francina Armengol, dio este jueves por buenas todas las fórmulas de acatamiento de la Constitución esgrimidas por los distintos parlamentarios durante la sesión constitutiva de la Cámara Baja, una decisión ante la que el PP y Vox se rebelaron pidiendo la revisión de aquellas que se alejaron del simple juramento y promesa y amenazando, en el caso del PP, con acudir a los tribunales en caso de no hacerlo.

Lo hizo después de que los 350 diputados que compondrán el Congreso en la XV Legislatura acataran la Constitución con fórmulas tradicionales, como la promesa utilizada por los socialistas, o el juramento, empleado por la mayoría de los miembros del Grupo Parlamentario Popular (el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, prefirió la promesa), o con herramientas más elaboradas, como aquellas a las que recurrieron los grupos nacionalistas e independentistas e incluso algunos miembros de Sumar.

En ese sentido, cabe destacar que los diputados de Junts acataron la Constitución con la siguiente máxima en catalán: «Con lealtad al pueblo de Cataluña y al mandato del 1 de octubre, me comprometo con la defensa de todos los represaliados y exiliados, por imperativo legal, prometo».

ERC, por su parte, prefirió hacerlo, también en catalán, «por imperativo legal, y hasta la consecución de la República Catalana, sí prometo»; mientras que Néstor Rego (BNG) -en este caso, en gallego- lo hizo así: «En el día de Galicia mártir, y en memoria de Alexandre Bóveda, me comprometo a defender el pueblo gallego y la soberanía de Galicia. Y, por imperativo legal, sí prometo».

Del mismo modo, los diputados de EH Bildu prefirieron hacerlo por «imperativo legal» recurriendo al euskera y al castellano; mientras que los miembros de Sumar usaron diversas fórmulas, destacando la de los representantes de Podemos que, con su secretaria general y ministra de Derechos Sociales en funciones, Ione Belarra, a la cabeza se conjuraron a «seguir transformando nuestro país con valentía».

Los diputados de Sumar recurrieron a fórmulas variopintas, que fueron desde el compromiso a luchar por los derechos de aquellos ciudadanos de los territorios por los que concurrieron (cabe reseñar que este grupo esta formado por una coalición de partidos como Compromís o la CHA) o por los derechos de los trabajadores, hasta la promesa del secretario general del PCE, Enrique Santiago, que recordó su militancia republicana. La portavoz del grupo, Marta Lois, recurrió al gallego para prometer la Constitución y comprometerse a luchar por «la libertad, la igualdad y los derechos sociales».

Ante esta situación, la portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Pepa Millán, pidió la palabra para exigir la revisión de todos los acatamientos que se habían salido, desde su punto de vista, de la norma (cabe recordar que los miembros de su formación utilizaron la siguiente fórmula: «Por España, sí, juro») apoyándose en los artículos 4, 20 y 32 del Reglamento del Congreso, en diversas sentencias del Tribunal Constitucional y en el artículo 3 de la Constitución. También lo pidió amparándose en el hecho de que, al haber sido formuladas en catalán o euskera, «y muchos diputados no sabemos esos idiomas, desconocemos si han acatado o atacado» la Carta Magna.

Quizás también te interese:  El juez ordena el ingreso del yihadista que atacó dos iglesias en Algeciras en un centro psiquiátrico de Huelva

Por su parte, Cuca Gamarra, del PP, reconoció «la flexibilidad del Reglamento» en cuanto al acatamiento, pero manifestó que lo sucedido en el Congreso «excede» la cortesía y «desnaturaliza y vicia» dicho acatamiento.

Por ello, y apoyándose en los mismos elementos jurídicos que la portavoz de Vox, pidió la revisión de los acatamientos y fue más allá al avanzar que su partido «se reserva cuantas acciones legales sean oportunas».

Luego de escuchar estos argumentos, Francina Armengol decidió dar por buenos los acatamientos de los 350 diputados apoyándose en el artículo 4 del Reglamento de la Cámara, la Resolución de la Presidencia del Congreso de 30 de noviembre de 1989, la doctrina de la Junta Electoral Central y la sentencia del Tribunal Constitucional de 6 de junio de este año que avala las fórmulas añadidas al «juro» o «prometo» en el acatamiento de la Constitución de los diputados electos.

Armengol fue más allá y durante su discurso anunció que desde la sesión celebrada hoy mismo los diputados podrán intervenir en el Congreso en catalán, gallego o euskera.

CONSTITUCIÓN DEL CONGRESO

La gran incógnita de la mañana (si Junts apoyaba la candidatura de Armengol a presidir el Congreso) quedó despejada muy pronto tras la reunión de la dirección de este partido. Esto provocó que los diputados socialistas fueran ocupando sus escaños entre miradas cómplices, gestos de alivio y sonrisas; fue tal la distención que alguno de ellos hasta repartía caramelos entre sus correligionarios.

La elección de Armengol no impidió que muchos diputados socialistas se acercaran a la presidenta del Congreso en la anterior legislatura, Meritxell Batet, para saludarla y mostrarle gestos de cariño.

La alegría socialista por conseguir mayoría en la Mesa contrastaba con la escenografía en la bancada del PP, cuyos miembros mostraban un rictus serio y ocuparon relativamente tarde sus escaños, entre las 09.30 y las 09.56 horas, cuando llegó su líder, Alberto Núñez Feijóo.

Los siete diputados de Junts, los grandes protagonistas de la sesión, arribaron juntos al hemiciclo a las 09.35 horas, siendo rodeados por los fotógrafos, lo que llegó a abrumar a más de uno de ellos. A su llegada, fueron saludados por Gerardo Pisarello (Sumar) y por Batet -de hecho, se sentaron cerca de los diputados del PSOE- y departieron con algunos parlamentarios de ERC, cuyo portavoz, Gabriel Rufián, llegó al salón de Plenos a las 09.54 horas después de anunciar el apoyo de su grupo a Armengol.

SOLEDAD DE IRENE MONTERO

Una de las escenas más llamativas de la mañana fue la soledad de la ministra de Igualdad en funciones, Irene Montero, a su llegada al Congreso, estando únicamente acompañada por Ione Belarra y mostrando distancia con los diputados de Sumar tras su exclusión de la lista de esta coalición.

Quizás también te interese:  Hoy comienza la huelga indefinida de los letrados de la Administración de Justicia

Ambas entraron juntas al hemiciclo del Congreso a las 9.37 horas. Se sentaron solas en los sillones azules reservados a los miembros del Gobierno, aisladas del resto de diputados de Sumar y del PSOE, que departían entre sí o con parlamentarios de otras formaciones. Únicamente se acercó a ellas para saludarlas el secretario general del PCE y diputado de Sumar, Enrique Santiago. Durante la sesión, también mantuvieron conversaciones con el ministro de Consumo en funciones, Alberto Garzón, y con Gabriel Rufián.

APLAUSÓMETRO

La supradicha llegada de Feijóo al hemiciclo fue recibida por sus diputados con una larga ovación, al igual que la de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo en funciones y líder de Sumar, Yolanda Díaz, por los suyos; sin embargo, la salva de aplausos más contundente y entregada por parte de sus correligionarios, que llegó a incluir vítores, fue la del presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que irrumpió en el salón de Plenos acompañado por los ministros socialistas.

Nada más ocupar su escaño, Sánchez se saludó con Yolanda Díaz -que se había unido al aplauso al jefe del Ejecutivo-, con quien mantuvo continuos gestos de complicidad.

La sesión constitutiva del Congreso no estuvo exenta de anécdotas, como la referencia al diputado del PNV Mikel Legarda como «Michael Legarda» durante la lectura de la relación de diputados, o el ‘olvido’ en dicha lectura de la representante de Sumar Tesh Sidi.

A pesar de que el PSOE se había asegurado la Presidencia y el denominado bloque progresista una mayoría afín en la Mesa, lo ajustado de las votaciones hizo que, para evitar errores, en la bancada socialista se repartieran tarjetas con los nombres impresos de Armengol y sus candidatos a vicepresidentes y secretarios. Algo que también hicieron con sus respectivos candidatos en su contraparte del PP.

Finalmente, no hubo sorpresas ni errores, salvo la repetición de la votación para elegir la Vicepresidencia tercera y la Vicepresidencia cuarta de la Mesa, y los diputados entretuvieron la espera entre votaciones y nombramientos recurriendo al teléfono móvil o hablando entre ellos.

La sesión estuvo precedida de enorme expectación, como lo atestigua lo atestada que estuvo la tribuna del Congreso, repleta de periodistas, familiares de diputados y autoridades, como el Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo; el delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Martín; y la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid y exministra de Industria, Reyes Maroto.

(SERVIMEDIA | )

17-AGO-2023 15:39 (GMT +2)

MST/clc

______________________________________

© SERVIMEDIA. Esta información es propiedad de Servimedia. Sólo puede ser difundida por los clientes de esta agencia de noticias citando a Servimedia como autor o fuente. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la distribución y la comunicación pública por terceros mediante cualquier vía o soporte.