Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Comadran gana la batalla legal a Imagineer

El pasado 21 de enero de 2022 el gigante japonés, Imagineer, presentó un escrito de oposición contra el registro de la marca MEDABOTS, del andorrano Kevin Comadran, en la Oficina de Marcas japonesa.

Imagineer solicitaba la anulación de la marca por entender que podría crear confusión con su marca Medarot, que en el ámbito internacional cambió por Medabots.

En las alegaciones, Imagineer solicita que se anule la marca de Comadran alegando que las marcas son similares y que fue adquirida por Comadran a mala fe. 

Sin embargo, cada uno de los puntos alegados en el escrito de oposición ha sido, finalmente, rechazado por el tribunal. 

La decisión de la Oficina es clara: no se puede afirmar que la marca de Imagineer sea ampliamente conocida por los consumidores, sea en Japón o en el extranjero. Además, rechaza que se haya demostrado que haya confusión o mala fe.

Actualmente, el juego de MEDABOTS, creado por Comadran Studios y con el que los  consumidores pueden batallar entre ellos con robots montados desde cero, sigue creciendo  diariamente y cuenta con más de 200.000 usuarios. Se trata de un juego 100% estratégico en el que,  además de tener que cumplir misiones diarias, los jugadores pueden competir en diferentes  ligas. 

La historia de Comadran y la marca MEDABOTS

En 2017, Kevin Comadran comenzó a diseñar un videojuego sobre batallas de robots y, cuando estaba dándole vueltas a la marca y las posibilidades de registro, descubrió que la marca MEDABOTS estaba disponible porque había sido abandonada por su titular, por lo que decidió registrarla como marca para su juego.

Quizás también te interese:  Desafíos legales en la inteligencia artificial: una perspectiva internacional

No ha sido sino algunos años después cuando Imagineer se ha acordado de la marca (que en su día perteneció a otra empresa y para la que ellos eran publishers) ha querido registrarla, intentándolo en varios países y oponiéndose a las marcas registradas por Comadrán. Ahora la Oficina nipona ha frenado sus expectativas con una resolución que da la razón a Comadran.