Pulsa «Intro» para saltar al contenido

El Gobierno se plantea acudir a los tribunales si Badalona demora la entrada en vigor de su zona de bajas emisiones

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

La vicepresidenta tercera del Gobierno en funciones y ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, aseguró este martes que el Ejecutivo contempla «en último término» acudir a los tribunales contenciones para recurrir la última reforma del Ayuntamiento de Badalona, que ha decidido retrasar la entrada en vigor de su zona de bajas emisiones (ZBE) hasta 2027.

En entrevistas en TV3 y Catalunya Radio recogidas por Servimedia, Ribera mostró su absoluto rechazo a esta decisión del alcalde del municipio, Xavier García Albiol, a quien acusó de perpetrar «una ofensa» y «ataque a la salud de los vecinos».

En este sentido, indicó que las restricciones al tráfico en el centro urbano de la localidad pretendían evitar las 200 muertes prematuras anuales que según Ribera se registran en Badalona por culpa de la calidad del aire. Asimismo, recordó que esta zona de bajas emisiones estaba ya aprobada y, por tanto, esta iniciativa supone «una regresión con respecto a lo que existía».

En este contexto, la vicepresidenta en funciones avisó de que es «probable» que el Gobierno reclame ahora al consistorio los casi dos millones de euros con cargo al Plan de Recuperación que se transfirieron para hacer viables esta zona de bajas emisiones.

Y, «en último término», podría llegar a los tribunales contenciosos a reclamar al ayuntamiento por el incumplimiento de la norma aprobada por el Gobierno, que obligaba a las localidades de más de 50.000 habitantes a tener una ZBE a partir del pasado 1 de enero.

COMPORTAMIENTO «NO INFRECUENTE»

García Albiol ha asegurado que detrás de la moratoria hasta 2027 existe la intención del Gobierno municipal de ayudar a aquellas personas que se verían perjudicadas por la ZBE al no poder cambiarse el coche.

Quizás también te interese:  BBVA agiliza la conexión a sus soluciones de gestión empresarial

«No podemos obligar en la situación actual de crisis económica, del incremento de los precios de la cesta de la compra, del aumento de las hipotecas, que los vecinos de Badalona tengan que hacer frente de manera inmediata a un gasto tan importante como la compra de un vehículo», explicó en sus redes sociales.

Sin embargo, Ribera considera que este es «un argumento falso» porque esta iniciativa no busca incentivas la compra de vehículos nuevos, si no ofrecer alternativas de movilidad a los ciudadanos.

En este sentido, señaló que la decisión de Albiol atiende a «un comportamiento no infrecuente» porque ha habido más casos de alcaldes del Partido Popular con Vox que han dado marcha atrás a sus ZBE.

«Pensamos que probablemente es una especie de seña identitaria ideológica en contra de la salud pública y la calidad del aire orquestada desde el Partido Popular, así que la dimensión política ideologizada negacionista de la realidad es importante. Buscaremos un retorno a yo diría a la racionalidad y al sentido común. No es ideológico el aire que respiramos y sí es importante apostar por la salud pública», declaró Ribera.