Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Mañana declaran en la Audiencia Nacional cuatro empleados de la RFEF en el ‘caso Rubiales’

MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

Mañana jueves están citados a declarar como testigos ante el juez que instruye el ‘caso Rubiales’ en la Audiencia Nacional, Francisco de Jorge, cuatro empleados de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), cuyo testimonio será importante para determinar si hubo coacciones tras el beso de Luis Rubiales a la futbolista Jennifer Hermoso durante la celebraicon de la victoria de la selección española en el mundial de Australia.

Se trata del director de fútbol de la selección masculina, Albert Luque; el director de marketing, Rubén Rivera; la jefa de prensa de la selección femenina, Patricia Pérez; y el director de integridad, Miguel García Caba. Este último fue destituido el viernes por el presidente de la gestora que se hizo cargo de la RFEF tras la dimisión de Rubiales, Pedro Rocha.

Rubén Rivera es uno de los dirigentes de la RFEF señalados por las integrantes de la Selección Española de Fútbol por haber presionado a Jenni Hermoso para que ratificara la versión de Rubiales sobre el beso tanto en el vuelo de vuelta desde Australia como en las posteriores vacaciones del equipo en Ibiza.

Por su parte, Albert Luque, director de la selección masculina de fútbol, y hombre de la total confianza del equipo directivo encabezado por Rubiales, también habría estado involucrado en las supuestas presiones a Hermoso.

El último despedido de la Federación, Miguel García Caba, fue el encargado de realizar el informe sobre la actitud de Luis Rubiales en la final del Mundial Femenino de Fútbol. Ese informe determinó que «no existió conducta que invite a concluir que se forzó, violentó o agredió» a Jenni Hermoso.

Quizás también te interese:  Feijóo sospecha que el Gobierno tiene un pacto con ERC para renovar el Tribunal Constitucional

Ya el lunes, 2 de octubre, llegará el turno de tres pesos pesados de la selección femenina: las jugadoras de la selección española Alexia Putellas, Irene Paredes y Misa Rodríguez, que declararán por videoconferencia como testigos en la causa. Su declaración será decisiva para refrendar la existencia de presiones sobre su compañera.

Rubiales se enfrenta a una querella de la Fiscalía por presuntos delitos de agresión sexual y coacciones por el beso que propinó a Hermoso en la celebración de la victoria de la Selección en el Mundial de Australia. Tras el revuelo que generó esta acción la futbolista y su entorno fue objeto de presiones para que admitiera que hubo consentimiento, algo que Hermoso negó en su comparecencia ante los fiscales.