Pulsa «Intro» para saltar al contenido

¿Cuándo es necesario contratar un abogado penal?

Las distintas especialidades del Derecho hacen que, en muchas ocasiones, el afectado no sepa con quién contactar para poder asesorarse sobre un caso concreto.

En este caso, el derecho penal es uno de los que más casos acaba tratando en España al año, pero, ¿se sabe cuándo se necesita un abogado especializado en esta rama?

“Un abogado penal es necesario en cualquier situación en la que una persona esté involucrada o se enfrente a cargos criminales. Aquí hay algunas situaciones específicas en las que se recomienda encarecidamente buscar los servicios de un especialista en esta materia para garantizar tener una defensa correcta” explican desde el Despacho Rojas Reno & Asociados.

¿Cuáles son esas situaciones?

Sin duda, en caso de detención o arresto en relación a algún delito. Es clave en este caso buscar y contactar con un abogado penalista que represente al afectado desde el principio para que sus derechos sean protegidos y se cumplan, de forma estricta, los procedimientos legales.

Los cargos penales pueden llegar también vía notificación oficial que avisa de que se está siendo acusado de un delito y que, en caso de ser necesario, derivaría en un interrogatorio policial o judicial donde la presencia del abogado es vital para asesorar y ayudar en la comprensión de cada parte y lo que implica.

“No siempre es necesario llegar a juicio. Lo interesante en muchos casos es llegar a un acuerdo previo. No obstante, si se trata de una defensa que decide acudir al juzgado, es trabajo del representante el cuestionar las pruebas, testigos y la argumentación ante el juez o, jurado, en caso de haberlo” explican.

Quizás también te interese:  Descubre los Mejores Abogados en Algemesí: Encuentra el Asesoramiento Legal que Necesitas

En este caso, es recomendable siempre un asesoramiento legal preventivo para saber cuáles son los pasos de cada proceso y lo que conlleva ser acusado, ir a juicio o ser testigo, sencillamente.

Los 3 estadios y tribunales

Tribunal de Primera Instancia o Juzgado de Instrucción: Es el tribunal donde se lleva a cabo el proceso inicial, incluyendo la presentación de cargos, la investigación, las audiencias preliminares y la recolección de pruebas. Aquí, el juez decidirá si hay pruebas suficientes para llevar el caso a juicio y determinará si el acusado debe ser detenido o puesto en libertad bajo fianza mientras se desarrolla el proceso.

Tribunal Superior o Audiencia Provincial: Si el caso procede a juicio, será llevado ante un tribunal de mayor jerarquía, que suele estar compuesto por un panel de jueces. Aquí, se llevarán a cabo los debates, se presentarán las pruebas y los testigos, y se escucharán los argumentos de las partes.

Tribunal Supremo o Corte Suprema: En algunos países, existe una instancia superior que revisa las decisiones de los tribunales inferiores. Esta corte suele ocuparse de asuntos de interpretación de la ley y cuestiones de derecho.