Pulsa «Intro» para saltar al contenido

El juez imputa a Joan Laporta por cohecho en el ‘caso Negreira’

MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

El juez instructor del llamado ‘caso Negreira’ ha acordado imputar al actual presidente del Fútbol Club Barcelona, Joan Laporta, por un delito de cohecho al entender que podría estar involucrado en los pagos durante más de dos décadas al exvicepresidente del Comité Técnico Arbitral (CTA), que se habrían prolongado durante su primer mandato.

Si bien en un auto anterior el juez anunciaba que no podía investigar a Laporta porque los supuestos delitos habrían prescrito, ahora considera que los hechos serían constitutivos de un delito de cohecho que aún es posible investigar.

En su escrito, conocido este miércoles, el titular del Juzgado de Instrucción 1 de Barcelona le atribuye el delito, como a sus predecesores en el cargo, Sandro Rosell y Josep Maria Bartomeu. En esta causa también figuran como investigados el exvicepresidente del Comité Técnico Arbitral José María Enríquez Negreira y su hijo Javier Enríquez, por los pagos del más de siete millones de euros del Barça durante cerca de dos décadas.

El juez Joaquín Aguirre considera que Negreira ejercía funciones públicas en su calidad de vicepresidente del CTA y por tanto sumó al delito de corrupción entre particulares en el ámbito del deporte, el de cohecho, apuntando la posibilidad de que esos pagos fueran destinados a alterar la competición deportiva.

El juez sospecha que el Barça habría tratado de que Negreira, en su calidad de directivo arbitral, «efectuara actos contrarios a los deberes inherentes a su cargo, pues de otra forma no había ningún motivo lógico para el pago de tan abultadas cantidades de dinero».

Quizás también te interese:  La POP celebra el "gran avance" que supone la ley de 'equidad sanitaria' para las personas con enfermedades crónicas

El auto asegura que los pagos del club están «acreditados», quedando pendiente de investigación «la tarea exacta» para la que se le pagaba. Además, recuerda que estos pagos cesaron en el momento en el que Negreria dejó de ocupar el cargo y que el propio Negreira amenazó al Barça con hacer públicas «posibles irregularidades» que afectarían «gravemente» al club, por lo que se deduce que los supuestos sobornos «produjeron los efectos arbitrales deseados».