Inversiones y beneficios, siempre de ley

DividendosEstamos en un momento económico de gran indecisión en los mercados desde hace varios años. La volatilidad de las distintas bolsas han hecho que muchos busquen distintas formas de inversión que no se alarguen demasiado en el tiempo y que, a la vez, no suponga una complicación para muchos.

Sin embargo, las dudas que suelen surgir vienen de la mano de los beneficios, si se consiguen, y su tributación. Hemos visto cómo a través de ciertos escándalos que han saltado a los medios, que la evasión de impuestos y de regularizar los beneficios obtenidos de transacciones internacionales acababan poniendo patas arriba las economías de muchos.

Es por ello que hay que tener en cuenta que, si se invierte y se consigue, por suerte, beneficio, este no está exento de tributar en el país de residencia o de origen.

Por ejemplo, un tipo de inversión que durante este lustro ha estado en auge han sido las opciones binarias. Siendo sencillo el uso de este tipo de herramienta financiera para muchos que no consiguen comprender los devenires de otros productos financieros, la ventaja de esta elección está basada en el todo o nada, algo que todos o casi todos comprendemos.

En este caso, se delimitan dos elementos del mercado, dos marcas y sólo hay que apostar por el valor que saldrá ganando en su pugna. Si se acierta, el beneficio estará garantizado. Pero ojo, no nos olvidemos que, una vez que queramos hacer ese beneficio efectivo, deberemos declarar en el país. Los dividendos tienen una tributación que no se debe eludir si no se quieren posteriormente sorpresas.

Pero al igual que se habla de dividendos, también hay que plantearse un escenario de pérdidas. De esto también se habla en este artículo www.opcionesbinarias.site/las-opciones-binarias-y-los-impuestos, que a veces también interesa tener en cuenta que, aunque se haya registrado pérdida, no se debe olvidar también declararla ya que, hasta cierto punto y teniendo en cuenta que nadie lo quiere, también puede beneficiarte a medio largo plazo en tus declaraciones.

Lo dicho, sea como fuere, antes de lanzarte al mundo de la inversión, ten en cuenta el escenario donde operará y las obligaciones tributarias que conllevarán tanto los dividendos como las pérdidas para no llevarte luego sorpresas.