La CNMC advierte de que la ley sobre propiedad industrial otorgaría monopolios a invenciones farmacéuticas sin innovación

MADRID, 23 (SERVIMEDIA)

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) advirtió este martes de que el proyecto de ley sobre propiedad industrial otorgaría monopolios a invenciones farmacéuticas sin garantizar su carácter innovador.

En un comunicado, la CNMC ha publicado el informe sobre el anteproyecto de ley que modifica las tres normativas que regulan la propiedad industrial, como la ley de marcas, la de patentes y la de protección jurídica del diseño industrial. El objetivo del proyecto normativo es adaptarlas a la realidad actual y dotar de una mayor claridad y seguridad jurídica a los usuarios del sistema de propiedad industrial.

La CNMC considera que la regulación de la propiedad industrial no sólo debe tener en cuenta los intereses de los titulares de estos derechos, sino también los efectos negativos del exceso de su protección. La normativa «debe encontrar el equilibrio entre estos dos factores y ajustarse a los principios generales de necesidad, proporcionalidad y no discriminación», señala el supervisor de la competencia.

Si bien valora positivamente que las tres leyes se modifiquen de forma conjunta, así como la reducción de las cargas administrativas en los diseños industriales, formula como recomendaciones replantear la figura de los ‘modelos de utilidad’, que reconocen el derecho de explotar en exclusiva una invención, ya que su uso permite la concesión de monopolios a invenciones que no cumplen con los niveles de exigencia propios de las patentes. También se pide reevaluar la aplicación de los modelos de utilidad en el sector farmacéutico, al ser un mercado donde la innovación es crucial y en el que suelen plantearse problemas de competencia.

Por otra parte, la CNMC aconseja extender a todos los operadores, públicos y privados, la posibilidad de realizar solicitudes provisionales de patentes, salvo que existan razones imperiosas de interés general que justifiquen su uso restringido, y recuerda la posibilidad de acudir a bancos de pruebas regulatorios o ‘sandboxes’ para contrastar posibles mejoras regulatorias.

Por último, recomienda fundamentar mejor las cuantías de las tasas y revisar el alcance subjetivo de las bonificaciones para evitar beneficiar a operadores según sean de titularidad pública o privada, así como «reconsiderar» los requisitos exigidos para ejercer de agente de la propiedad industrial.