La exjefa de prensa de Podemos niega al juez haber hecho de niñera para Irene Montero

MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

La que fuera jefa de Prensa de Podemos Gara Santana negó este jueves al juez de Instrucción número 42 de Madrid haber actuado como niñera de los hijos de la ministra de Igualdad, Irene Montero, e insistió en que su relación con el partido fue «estrictamente profesional» y que nadie le pidió nunca que realizara labores distintas a las que le eran propias.

Santana había sido citada a declarar como investigada por un presunto delito de malversación por el magistrado Juan José Escalonilla, tras haber sido señalada por una antigua escolta de la ministra como una de las personas que habría cuidado a los hijos de Montero siendo trabajadora de Podemos.

La imputada admitió haber estado en la vivienda de la pareja formada por Montero y Pablo Iglesias incluso durante algún fin de semana, pero explicó que lo hizo por la gran carga de trabajo que había y para preparar intervenciones de la ministra en programas de televisión o en sede parlamentaria, nunca para realizar labores de niñera.

Santana no ha querido responder a las preguntas de Vox, que ejerce la acusación popular, mientras que la Fiscalía y la asociación Prolege, no han acudido a la declaración

El juez acordó investigar a Santana por un presunto delito de malversación tras estimar la petición de las acusaciones populares, ejercidas por Vox y Prolege, y requerir a Podemos que identificara a la persona a la que la exescolta se refirió como «Gara», que trabajaba en el equipo de prensa de la ministra.

Santana podría ser la segunda empleada de la formación política a la que se vincula con el cuidado de los hijos de la pareja Iglesias-Montero, tras Teresa Arévalo, exjefa de gabinete de Montero, investigada en el ‘caso niñera’ por cuidar a uno de los niños mientras cobraba un sueldo público.

Esta declaración es un nuevo episodio del caso que denunció la exresponsable de Cumplimiento Normativo de Podemos Mónica Carmona, que señaló el caso de Arévalo. Sin embargo el pasado 27 de julio, la denunciante dijo al juez que no podía aportar pruebas de los hechos porque fue cesada y no pudo seguir investigando.