Un juzgado de Lugo ve «indicios» de «contabilidad B» en una empresa vinculada a Monbus y Viajes Fisterra

MADRID, 10 (SERVIMEDIA)

Un magistrado de un Juzgado de Lugo detecta «indicios» de que una empresa vinculada a Monbus y Viajes Fisterra llevaba una «contabilidad B» de pagos en efectivo de viajeros que contrataban excursiones.

Así figura en un comunicado del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) del que se hace eco el periódico ‘La Voz de Galicia’ en el que se especifica que el magistrado asegura que hay «indicios» de que una empresa vinculada a Monbus y Viajes Fisterra, dedicada a realizar circuitos turísticos, «llevaban una contabilidad B» de pagos en efectivo de viajeros que contrataban excursiones.

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo, Joaquín Brage, decidió cerrar la fase de diligencias del conocido como ‘Caso Cóndor’ y continuar la causa contra ocho acusados, entre los que se encuentra el gerente de Monbus, Raúl López.

Monbus agrupa a varias empresas de transporte de viajeros, entre ellas, la catalana Hispano Igualadina, que adquirió en 2008.

Esta investigación se enmarca en la ‘Operación Pokémon’ sobre casos de posible corrupción en la que se vieron envueltos varios políticos gallegos.

El magistrado Brage, encargado de terminar la instrucción de las causas, explica que puede considerarse acreditado que, en 2009, el gerente de Monbus alcanzó un acuerdo con los administradores de Viajes Fisterra por el que, además de vender circuitos turísticos organizados, ofrecía excursiones complementarias opcionales en destino.

El pacto especificaba que Viajes Fisterra contrataría a una empresa vinculada al grupo Monbus, Transportes La Unión, como proveedor principal de esas excursiones opcionales y solamente guardarían en sus cuentas parte de los negocios que tenían en común.

En el auto recogido por ‘La Voz de Galicia’ se relata que Viajes Fisterra formó «una caja b, absteniéndose ambas sociedades y sus gestores, de forma consciente y deliberada, de declarar parte sustancial de tales ingresos ante la Agencia Tributaria, ni por el Impuesto de Sociedades ni por el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), como era obligado, así como de incluirlos en su contabilidad».

«Todos los temas relacionados con los pagos en efectivo y la coordinación en cuanto a dichos cobros -pagos entre las dos empresas, por lo general, se trataban directamente entre dos de los investigados», recoge el auto.

Se registró la sede de Monbus y las oficinas del club de baloncesto Obradoiro y se halló un patrimonio que «no se corresponde con la lógica», así como el de López o sus familiares.

Según el texto, se traspasaron «importantes cantidades de dinero cobradas en efectivo a Viajes Fisterra, adquiriendo un importante patrimonio mobiliario e inmobiliario con un valor estimado en 2.384.809,65 euros, pese a carecer tal empresa de una actividad real».

El juez acusa a nueve personas de delitos de falsedad documental, blanqueo de capitales y de un delito contable continuado, que puede ser recurrido.

Por su parte, el periódico recoge declaraciones del gabinete de comunicación de Monbus en las que señalan su inocencia y confían que el caso se archivará.