La juez seguirá tomará declaración el martes a implicados en la presunta estafa de una extrabajadora de UGT Madrid al Fogasa

MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

La juez sustituta del Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid continuará tomando declaración mañana martes a los implicados en la presunta estafa a UGT por una extrabajadora del sindicato que usó dinero procedente del Fogasa para pagar viajes de lujo a amigos y familiares.

La pasada semana, la juez citó a varias personas, pero sólo compareció una de ellas. La principal investigada es Maika T.L., extrabajadora del sindicato e hija de una diputada socialista de la Asamblea de Madrid. El asunto precipitó la dimisión en diciembre pasado del secretario general de UGT Madrid Luis Miguel López Reillo

Según la Fiscalía, hay indicios del desvío de fondos del Fogasa que fue denunciado por UGT Madrid. Tras falsificar la documentación requerida por el Fogasa, Maika T.L. habría desviado los fondos a su marido y tres amigas a los que habría financiado viajes de lujo a las Islas Maldivas, las Islas Seychelles o Dubai.

Una de las investigadas, admitió en su declaración ante la juez que disfrutó de esos viajes por la amistad que tenía con la extrabajadora del sindicato. La Fiscalía ha interpuesto denuncia contra Maika T. L., su marido y esas tres amigas, supuestamente beneficiadas con los fondos desviados.

El Ministerio Público les imputa a todos ellos un delito continuado de estafa y otro de falsedad en documento mercantil. Según la denuncia, Maika T.L. habría desviado más de dos millones de euros procedentes del Fondo de Garantía Salarial, el órgano que paga a los trabajadores despedidos cuando las empresas que los contrataron son insolventes o están en concurso de acreedores.

Según la Fiscalía, la extrabajadora de UGT tramitaba el cobro de indemnizaciones de trabajadores que habían sido despedidos y que eran representados por UGT para solicitar los pagos. Usaba el nombre de opositores que habían conseguido plaza al azar y después borraba y falsificaba sus datos personales, sustituyéndolos por los de su marido y sus amigas. La Fiscalía estima que pudo falsificar más de 70 cheques.

La denuncia presentada ante la Fiscalía por UGT nacional se ha acumulado a otra presentada por el ex secretario general de UGT Madrid Luis Miguel López Reillo, que dimitió de su cargo y que formalizó su denuncia ante la Policía.

El sindicato denunció una «estafa» contra la propia entidad en la que sospecha que podrían estar implicados trabajadores de UGR y «personas ajenas al sindicato». Esto ocurrió después de que el secretario de UGT en Madrid presentara su dimisión por haberse dado un caso de corrupción dentro del sindicato.

UGT ha realizado una investigación interna de la que se deriva que los presuntos implicados «utilizaban la excusa de pagar prestaciones del Fogasa (Fondo de Garantía Salarial) para apropiarse de dinero del sindicato». Entiende el sindicato que los fondos públicos no se han visto afectados «en ningún momento» y que «la única afectada por la estafa sería la propia organización».

Por su parte, López Reillo denunció a la Policía Nacional datos sobre la posible trama de corrupción que podría haber desviado más de un millón de euros. Según su denuncia, en estos hechos podrían estar implicados trabajadores del sindicato en Madrid y entidades bancarias con las que se gestionan estos fondos con los que los sindicatos van realizando a los pagos pendientes a los empleados despedidos y cuyas empresas han cerrado.